04
Jul

Medias: siempre presentes en un gráfico

Artículo sobre medias móviles

Artículo publicado en la Revista Inversión día 27 de junio de 2019 (los enlaces no están incluidos en el post original)

¿Cómo utilizar bien las medias móviles?

Es muy probable que muchos lectores conozcan a la perfección qué son las medias móviles, no es objetivo de este artículo mostrar una explicación teórica sino ser prácticos, de hecho, así es como trabajamos en nuestro día a día con este indicador.

Aún así no está de más, al menos de forma introductoria, explicar qué son: se trata de un indicador seguidor de tendencia; el cálculo es muy simple: va plasmando en el gráfico de cotización de un activo la media de sus precios, normalmente a cierre, de un determinado rango temporal. Estos puntos se van uniendo, y actualizando por cada sesión en que se representa el gráfico (minutos, días, semanas…). Existen tres tipos de medias que se suelen utilizar, sin entrar en los cálculos: (i) la media simple que calcula un promedio estándar; (ii) la media exponencial que da más peso a los últimos y (iii) la media ponderada que, además de a los últimos, también da más importancia a los primeros.

Utilidades

Como utilidad más básica permite distinguir, de forma muy intuitiva, la tendencia del activo: si está por encima de una media de un espacio temporal suficiente, se podría decir que la tendencia es alcista, mientras que si está por debajo podríamos ver que está bajista.

Muy ligado a este concepto, encontramos otros dos usos:

1.- Soportes y resistencias:

Si una media de un espacio temporal determinado, indica una tendencia, cuando el precio se acerca a ella (reversión a la media) puede actuar como soporte o resistencia natural al precio.

cruces de medias y soportes
Gráfico 1

En el gráfico 1 (EuroStoxx diario del último año) se aprecia cómo dos medias, la simple de 200 (en rojo) y la exponencial de 40 (en azul), han sido útiles en varias ocasiones, concretamente siete veces la de 200 y seis la de 40. No está mal que, durante un año (aproximadamente unas 250 sesiones bursátiles), un indicador tan simple dé trece señales buenas.

Aunque como simple soporte-resistencia da más entradas malas; hay que hacer una distinción: cuanto más a largo plazo sea la media, más fuerza tendrá en este sentido: la de 200 solo se corta seis veces. Por lo tanto, esta media podría, incluso, ofrecer más aciertos como soporte y resistencia que fallos.

2.- Cruce de medias

La explicación vuelve a ir muy ligada a los conceptos tendencia-soporte-resistencia: (i) hemos visto que la media puede funcionar como soporte, por lo tanto si se rompe pasa a ser resistencia y viceversa; (ii) si se perfora se cambia la tendencia, y despierta una señal en base a ese cambio, realmente si no se quiere complicar este tema, volvemos al “abc” del análisis gráfico.

El cruce entre medias también da señales de compra-venta: si la media de corto plazo (o el precio) cruza en dirección alcista la media de más largo es señal de compra; si lo hace en dirección bajista es señal de venta.

En el mismo gráfico 1 se marcan los cruces de dos medias exponenciales (obviemos la de 200), la de 40 (en azul) y la de 14 (en verde). Se aprecia cómo en cinco ocasiones se da señal buena y en otras cinco se da mala.

Realmente, si se hace una gestión de capital correcta con stops, esta herramienta tan simple debería haber hecho ganar dinero a swingtrading en el EuroStoxx 50; pero está claro que presenta dos inconvenientes:

  • Cuando la media de corto plazo se junta en una dirección determinada es debido a que, al menos, en las últimas sesiones el precio ya ha subido (o bajado); por lo tanto se pierde parte del recorrido o se puede entrar tarde.
  • En lateralidad no funciona: las medias se aplanan y tienden a cruzar el precio por el medio del canal ofreciendo muchas señales falsas, hasta que se rompe dicho canal.

Triple cruce de medias

El triple cruce de medias o “triple cruce de la muerte” incorpora otra media más al cruce explicado anteriormente manteniendo el mismo concepto: la media de más corto plazo es la que marca la dirección de la operación.

triple cruce de medias
Gráfico 2

El gráfico 2 es el mismo que el anterior cambiando la simple de 200 por la exponencial de cuatro sesiones (en rojo). En un año natural únicamente se aprecian dos “triples cruces”, uno de ellos falsos. Eso sí, el bueno ha dado una rentabilidad del 14,46%.

Se trata de una señal poco frecuente, así que, el que no quiera tener muchos indicadores en el gráfico puede prescindir de la media más a corto plazo, y cuando se produzca un doble cruce cerca del precio, se puede insertar dicha media; al ser a muy corto plazo es muy cercana a la cotización.

Conclusiones

A modo de resumen, es bueno mostrar de forma algo esquemática los factores a tener en cuenta al usar medias móviles:

  • Al igual que cualquier indicador, oscilador, figura o forma de vela japonesa, las medias funcionan tanto a corto como a largo plazo.
  • Pueden molestar a quien no le guste tener mucho indicador en el gráfico, pero, al mismo tiempo, son muy intuitivas. Además, cara al triple cruce, prácticamente no hace falta tener la de muy corto plazo representada.
  • Hay que buscar las medias que le gusten a cada uno, por tipo y por espacio temporal: (i) demasiadas medias en el gráfico es contraproducente y (ii) utilizar las combinaciones que generen muchas entradas malas puede provocar pérdidas netas
  • Se puede utilizar como una señal extra, o como confirmación, para tomar una decisión de compra o venta, ya que por sí solas dan demasiados errores; por ejemplo un cruce en un soporte; un rebote en media justo en un nivel de Fibonacci, etc…
  • El triple cruce elimina muchas señales falsas pero es poco frecuente: es inviable operar solo con este sistema, pero cuando se detectan puede lanzar una señal por sí sola.

En definitiva, posiblemente las velas no son la herramienta más fiable, pero tenerlo en el gráfico hace mucho más bien que mal  y puede complementar otras señales que utilice el trader.