13
Abr

¿Debilidad en bolsas americanas?

Hemos comentado en otras ocasiones la fortaleza de los distintos índices americanos; sin embargo se empiezan a detectar ciertos signos que sin ser definitivos sí pueden anticipar alguna señal negativa.

Por un lado, las buenas perspectivas a nivel macroeconómico de la economía norteamericana han hecho que la Reserva Federal haya reducido sus estímulos monetarios a “solo” 55.000 millones de dólares mensuales se puede interpretar (aunque estas disminuciones empezaron ya el año pasado) como una menor cantidad de liquidez para invertir en bolsa.

Por otra parte las cotizaciones de las empresas de EEUU empiezan a alcanzar sus valoraciones fundamentales, al contrario que está pasando en otras bolsas mundiales, en especial las europeas (exceptuando Alemania); así que en buena lógica debería haber algún momento en que los inversores deriven sus compras hacia zonas más baratas.

Pero estos dos factores no son nuevos, lo que realmente ha cambiado en estas últimas semanas es la pérdida de ciertos niveles donde, en otras ocasiones ha habido compras fuertes que han hecho subir los precios (soportes): de momento el primer índice que ha fallado ha sido el tecnológico Nasdaq 100 que hace dos semanas perdió los máximos de 2013, mientras que el S&P, por ejemplo no lo hizo.

Gráfico semanal Nasdaq y S&P
Gráfico semanal Nasdaq y S&P

Es muy pronto para sacar conclusiones de si se anticipa un cambio de tendencia en bolsas de EEUU ya que incluso los soportes rotos no son realmente trascendentes a largo plazo y están lejos de los 3.150 en Nasdaq100 y 1710 en S&P 500, que marcaría pérdidas de directrices relevantes y tampoco lo predicen las encuestas de confianza del inversor que en muchos casos, cuando hay mucho sentimiento optimista (euforia) predicen el comienzo de una época bajista.

Visto todo, es difícil vaticinar si este cambio se producirá próximamente, pero sí debe provocar cierto estado de atención a las personas que estén invertidas en bolsa de EEUU.

Copia artículo en "El Económico"
Copia artículo en «El Económico»

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *