21
Mar

Incertidumbre en las bolsas y SOCIMI’s

ES MOMENTO DE VOLVER A INVERTIR EN LADRILLO ESPAÑOL?
Tras la explosión de la burbuja inmobiliaria, hay que valorar, como cualquier otra inversión si ahora es buen momento para retomar este tipo de inversiones: Desde 2007 los precios han caído, no de forma brusca lo que ha generado que llevemos ya 5 años de bajadas; a modo global podemos no haber visto el suelo, si bien es cierto que hay que diferenciar entre distintas zonas geográfica, usos que se le pueda dar, precios de compra… así que es posible que haya oportunidades de compra.

Siendo así, el ahorrador puede buscar un piso, local, oficina, parking, edificio, hotel… que reúna las condiciones necesarias para considerarlo una buena compra, afrontar los gastos (inmobiliaria, gestoría, IVA/ITP, notaría, financiación…) buscar un inquilino, gestionar los alquileres, pagar unos cánones anuales (seguro, IBI, basuras…), asumir unos riesgos (impago, roturas, destrozos, cambios legales…) y obtener unos rendimientos o bien vender pasado un tiempo duplicando gastos.

Otra opción es acudir a los mercados financieros comprando acciones de empresas que se dedican a buscar esos inmuebles baratos y gestionarlos de forma profesional; para ello se han creado una tipología de empresas denominadas SOCIMIs (Sociedades Colectivas de Inversión en Mercado Inmobiliario) a través de las cuales cualquier inversor puede invertir en mercado inmobiliario español beneficiándose de la legislación (liquidez máxima, exigencia de reparto de dividendos, sin costes de notaría, gestoría, inmobiliaria, sin IVA/ITP…) reduciendo las comisiones e impuestos a las que se cobran por la operativa en bolsa española.

Como prueba de su atractivo este sistema está atrayendo a grandes y prestigiosos inversores internacionales: Los principales accionistas de “Lar España” (empezó a cotizar el 5 de marzo) destacan Pimco, Cohen & Steers, Franklin Templeton, UBS… mientras que en “Hispania” (debutó día 14 directamente en el mercado continuo) vemos la presencia de George Soros, John Paulson, Fidelity…

Además podemos diversificar incorporando a la cartera REITs (similares a las SOCIMIs en países anglosajones) o fondos de inversión tradicionales.

Evolución SOCIMIs marzo
Evolución SOCIMIs marzo

Situación de “incertidumbre” en las bolsas mundiales:
Llevamos ya algunas semanas en las que parece que las bolsas no están tomando un rumbo bien definido: las primeras noticias de problemas en Crimea hacían caer las bolsas hace dos semanas; para posteriormente recuperarse, volver a bajar a principios de la semana pasada y recuperar prácticamente todo lo perdido a principios de ésta.

Cierto es que la inseguridad sobre la situación pre-bélica entre Ucrania y Rusia, y los consiguientes enfrentamientos entre “Occidente” y Rusia no ayuda a que el mercado se decante por las compras; pero también es cierto que las caídas se han utilizado para inyectar capital en bolsa con mucha fortaleza.

Hablando de inversiones a largo plazo, que es lo que afecta a la mayoría de ahorradores, en grandes tendencias alcistas de los mercados (incluso en las provocadas por burbujas) ha habido recortes más o menos significativos (algunos cercanos al 10%) que en caso de no tener una estrategia bien planteada puede provocar pérdidas de capital.

El último retroceso en las bolsas (y en algunas de sus acciones) no ha hecho más que refrendar que el momento es bueno para invertir; la simple idea de “comprar porque baja” suele traer consecuencias muy negativas, pero si las pérdidas se frenan en puntos de soporte es una señal muy clara de compra.

La inversión cercana a estos niveles, además nos permite poner una orden de stop que nos dé la posibilidad de protegernos en caso de equivocarnos y que se cambie la tendencia de las bolsas (por el motivo que sea); siempre a una distancia sobre el precio lo suficientemente amplia como para que no nos expulse ante un movimiento especulativo.

Esta estrategia es válida tanto para la inversión en bolsas globales, ya sea a través de ETF’s (fondos cotizados que replican un mercado concreto), fondos tradicionales (la orden “Stop” como tal no existe, pero se puede hacer seguimiento y vender en momentos adecuados) como para una cartera de acciones.

Comments (3)

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *