02
Dic

¿Comprar bolsa japonesa?

A pesar de ser una gran potencia mundial, la bolsa japonesa, debido a una crisis financiera, inmobiliaria… que ha arrastrado durante más de 20 años ha estado bajando de forma muy continuada, con algunas excepciones puntuales, desde principios del año 1990 hasta finales del 2012.

Evolución de la bolsa japonesa desde 1982
Evolución de la bolsa japonesa desde 1982

Su índice de referencia, el Nikkei 225, se encuentra actualmente, a pesar de la subida de casi el 50% en lo que llevamos de año, a un 155% de sus máximos históricos, lo que a simple vista parece ser un potencial impresionante y demasiado osado. Siendo realistas hay que buscar niveles más reales, al menos de momento:

Tras vivir un movimiento lateral entre los 14.600 y los 14.000 puntos durante prácticamente cuatro meses, parece que ha despertado de nuevo, rompiendo consistentemente estos niveles, que ahora nos pueden servir de “stop”, es decir, una venta (aún estando en pérdidas) que nos proteja de caídas.
El siguiente nivel que se puede buscar sería el de 17.400 puntos, lo que supondría unos beneficios del 12%; incluso siendo más ambiciosos no serían descartables los 18.300 o 19.200 puntos para lo cual una estrategia que incluya subir “stops” puede dar grandes resultados.

Evolución de la bolsa japonesa el último año
Evolución de la bolsa japonesa el último año

Los inversores que quieran invertir en bolsa japonesa, lo pueden hacer, como en otros índices de referencia, en un ETF que replique el Nikkei (ya hemos visto en otros números de “El Económico” que son fondos que cotizan de la misma forma que una acción y que se mueven en función de un índice); pero también pueden comprar fondos convencionales (la liquidez es algo menor que la de los ETFs pero tienen ventajas fiscales) o creando una cartera de acciones representativa (Canon, Casio, Fujitsu, Honda, Kawasaki, Konami, Mitsubishi, Nomura, Toyota…)
Como en cualquier inversión en moneda diferente al Euro, hay que conocer que existe el riesgo adicional de la evolución de la moneda, el Yen, que sin embargo se puede reducir o incluso anular con simples herramientas de cobertura.

Copia del post en "El Económico"
Copia del post en «El Económico»

Comments (3)

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *